Menú Cerrar

¡Oh, hermosura que excedéis!

Paisaje sonoro sobre la vida de Santa Teresa de Jesús

¡Oh hermosura que excedéis
a todas las hermosuras!
Sin herir dolor hacéis,
y sin dolor, deshacéis
el amor de las criaturas.

Oh ñudo que ansí juntáis
dos cosas tan desiguales,
no sé por qué os desatáis,
pues atado fuerza dáis
a tener por bien los males!

Quien no tiene ser juntáis
con el Ser que no se acaba;
sin acabar acabáis,
sin tener que amar amáis
engrandecéis vuestra nada
Santa Teresa de Jesús

El proyecto

Este proyecto-homenaje pretende evocar diversos paisajes sonoros de carácter intimista de la España del siglo XVI tomando como inspiración pasajes autobiográficos extraídos fundamentalmente del Libro de la vida (1562-1565): la afición de Santa Teresa por los libros de caballerías en su niñez, el cortejo de su primo cuando era joven, la dolorosa muerte de su madre y su invocación a la Virgen, la lucha entre la vocación religiosa y el atractivo mundo, la gran vida social de los conventos y sus laxas costumbres, la visión terrible del infierno y sus experiencias místicas que dieron lugar a la fundación de la nueva orden y sus conventos en ciudades como Ávila, Valladolid, Toledo, Salamanca, Sevilla o Burgos. Y, por último, un homenaje a su libro Camino de perfección -escrito entre 1566-1567 pero publicado un año después de su muerte-, que en gran parte es una meditación sobre la oración vocal más importante, el Padre Nuestro. Este es nuestro particular homenaje a Santa Teresa de Jesús.

La música

Durante la vida de Santa Teresa de Jesús (1515-1582) vieron la luz los siete libros de música para vihuela (1536-1576) que han llegado hasta nosotros.

Estas publicaciones constituyen un testimonio excepcional de los gustos musicales de la burguesía española del siglo XVI, a la que perteneció Santa Teresa de Jesús.

El libro de vihuela hacía las veces de “reproductor de música”, donde se podía encontrar la música de “moda” para tocar o cantar, uno mismo o acompañado, romances, fantasías, sonetos, danzas, villancicos, motetes y misas de los mejores autores extranjeros y españoles -entre los que se encuentran los grandes polifonistas Francisco Guerrero y Cristóbal de Morales-.

No aparece en estos libros, en cambio, ninguna obra de Tomás Luis de Victoria -abulense también como Santa Teresa-, aunque sí en varias transcripciones para laúd, hermano europeo de la vihuela.

Galería

X